jueves, julio 11

soundtrack del post.




Este post es, aprovechando que es mi blog y si quiero chillo, un post para mi. Un post para que nunca nunca se me olvide ese momento, esa sensación y ese estar ahí.

El escenario fue la ultima noche en Glastonbury, Edú intentaba ser responsable, teníamos que levantar la tent al otro día, para dejar Glaston al medio día y regresar a la vida cotidiana.

Pero yo quería seguir, exprimir todo lo que se pudiera de aquella experiencia.

Ed sonrío al escucharme y dijo que iba a estar conmigo hasta donde yo quisiera.

Regresamos a la tent, nos abrigamos, y tomamos el ultimo mdma que teníamos y empezamos a caminar por un Glaston lleno de gente ávida de disfrutar la ultima noche, de perderse en esa sensación de bienestar, en esa familiaridad que obtuvimos al compartir tantos días, tantas cosas con tanta gente.

Una extraña mezcla de alegría con nostalgia. Algo que nunca antes había sentido.

Y encontramos a los amigos que habían compartido con nosotros todas esas experiencias, y bailamos frente a un bar lleno de amigos, habíamos mas de 200 personas ahí, y todos, todos eramos amigos, nos mirábamos con complicidad, con la garantía de que nunca más íbamos a volver a sentir ese momento.

Edú fue al baño, y me quede parada mirando al West Holst vi un grupo de tres chicos correr hacia el escenario y desnudarse solo para seguir corriendo ahí, así, sin más, ni más.

Y solo pude pensar en que seguramente se sentían libres, en que era una de las cosas más simples, tontas y divertidas que podían estar haciendo, empece a caminar hacia ellos, y vi a edu caminando hacia mi en sentido contrario, un punto naranja fosforescente que me abría los brazos y sonreía.

Le dije que estaban desnudos, que seguramente se estaban divirtiendo muchisímo, nos quedamos contemplando por un par de minutos, y regresamos al bar donde estaba el resto del grupo.

De repente empezó a sonar:  How many special people change? How many lives are living strange? Where were you while we were getting high?

Y pensé en el pasado, en aquellas noches en que me encerraba con mis housemates a escuchar Oasis por horas y horas... en la adolescente que fui, en la que quise ser, en la que en realidad nunca logre ser.

"Slowly walking down the hall, faster than a cannonball, where were you while we were getting high?

Y en como ahora era yo la estaba high, la que se preguntaba donde había estado esa yo, mientras los 200 que ahora resultaban mis amigos habían estado....

"Someday you will find me caught beneath the landslide, in a champagne supernova in the sky..."

Y edú me cantaba y yo lo escuchaba mientras pensaba en todo eso, mezclado con las nuevas experiencias, con las cosas que aun me falta por vivir, por disfrutar, por todo.

Y lo ame, lo ame muchisímo, y decidí que nunca, nunca en mi vida quería olvidar ese momento. Nunca, ni ese momento, ni la que estaba siendo, ni la que soy, ni los que somos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que grato es leerte

Vlad Pax dijo...

Ahora sé porque no puedo dejar este lugar

Galleta *_* dijo...

=) .... que amor!! que amor!!