martes, mayo 1

anoche te vi en mi sueño... y desperte llorando, llorando abandonadamente, llorando incontrolablemente... intente levantarme pero las piernas no me respondieron y solo atine a hacerme bolita, quizas en algun momento eso me dio la ilusion de que podia desaparecer...

senti como se movio el colchon....
estaba ahi, mirandome...
intente contarle porque lloraba, intente explicarle lo que sentia, lo que me hace doler el estomago, me dijo que lo sabia, que tarde o temprano iban a empezar a llegar esos momentos... me hablo sobre lo inevitable...

le platique que no entiendo algunas cosas, que he descubierto que puede uno sentir solo el daño sin entender mas alla de eso, de los miedos que a veces me aterran y llenan las noches de movimientos que me impiden acomodarme para conciliar el sueño... de que me enamore con todo lo que tengo, de los momentos buenos, de las hormigas que me recorren la piel cuando pasa sus manos...

me leyo sobre la rosa y el principito, sobre como no es un mito aquello de que los seres humanos podemos hacer daño sin intención, de lo triste que en algun momento lo puso el no poder guardarme en una campana de cristal... - Estas creciendo mi niña - y cada vez sera mas dificil el que yo venga de vez en cuando a cuidarte...

desperte y la cama me parecio aun mas enorme que de costumbre, pregunte donde estabas y ni siquiera el eco respondio...
Me siento tan extraña, tan triste, tan fragíl, tan lejana, tan sola...

2 comentarios:

laudanum dijo...

:(

Esperare alfinal del camino dijo...

En ocasiones las noches pueden llegar a ser demasiado largas, mas de lo que quisieramos. Pero siempre amanece.