lunes, mayo 31

*

Ayer me desvele platicando con alguien que esta pasando por una situación, relativamente similar a la que yo pase hace un par de meses, todos los casos son diferentes, pero hay un comun denominador en ellas.

Yo lo ejemplifico como "el perro atropellado": Imaginate que vas caminando y ves como atropellan a un perro en la calle, no es tu perro, era un perro que se la pasaba molestandote con sus ladridos, y que en lo minimo era querido para ti. Con todo y eso cuando lo miras, no puedes dejar se sentir una sensación de "cha.le" que mala onda.

Con las separaciónes puede suceder lo mismo, probablemente haya sido lo mejor, pero aun asi de repente no deja de sentirse esa sensación de "cha.le" que triste que no funciono.

Aparentemente en el caso de mi amigo, también fue lo mejor, pero eso no lo va a hacer mas fácil a la hora de vivirlo, despues de que compartimos historias y demás, terminamos por darnos cuenta que lo importante no era lo que nos habia o no pasado, si no que con todo y eso, ahi estabamos a las tantas de la madrugada, tomando un vino dulce super rico y contandonos las penas y teniendo la certeza de que el uno cuenta con el otro.

Y es que la vida es dinamica, y se mueve a veces sin decir ni agua va, pero... pues total.

----------------
Now playing: Sliimy - I'm waiting for
via FoxyTunes

3 comentarios:

::júbilo::haku:: dijo...

como una dieta nutritiva.... lo mejor no siempre es lo que nos quita el hambre....

La Blu dijo...

La vida sigue pasando muy a pesar de todo... :)

Alesi dijo...

Ah! que ricas son esas pláticas acompañadas de vinito, las separaciones casi nunca son indoloras, pero con todo y eso se dan para estar mejor, volver a conocer y volver a sentir maripositas es lo interesante.

Un abrazote pequeñuela.