lunes, septiembre 20

Uno por amor hace mucha tarugada, ese estandarte tiene un margen de error bien grande y no tan mal visto ante la sociedad...

Yo el fin de semana fuí testigo presencial de una.

Que derivo en toda una historia al mas puro estilo de "mercado de lagrimas" y las jaibas en chilpachole, pero que me dejo en casa todo el fin de semana pensando y analizando en ello [bueno, si, también me tuvo en casa una infección marca diablo en la garganta...]

El asunto es que no hay como evitarlo, ni como disimularlo y mucho menos como negarlo:

A uno le encanta que le rompan el corazón y caminar por el bordecito ese que se ve inevitable cuando de amor se trata.

Y creo que al parecer, yo tengo que agradecerle a alguien el que me haya hecho darme cuenta de que tal vez es momento de empezar a caminar por ese bordecito otra vez.

Gracias güero. Tsk!.


----------------
Now playing: Los Angeles Negros - Y Volvere
via FoxyTunes

3 comentarios:

::júbilo::haku:: dijo...

cual adicta a la adrenalina....

La Blu dijo...

Sin ese bordecito y sin esa sensación de caída... seríamos dioses destinados a la contemplación.

... mientras tanto, gritemos "Jerónimo", que hasta eso, la caída tiene su encanto.

Un beso.

Erzsebét dijo...

ay Bluecita no pudiste decirlo mejor...

la verdad, la verdad... lo vale...

un beso!