viernes, agosto 28

Soy una sentimental de lo peor, a las primeras de cambio me asusto y lloro, me emociono y lloro, me enojo y lloro, me frustro y lloro, me cualquier cosa y lloro, incluso a veces asi sin motivo.

Recuerdo una anecdota de esas que hay miles con mi abuela, alguna vez durante una reunion familiar mama me regaño por no se que cosa, vagamente recuerdo el momento exacto, creo que fue porque yo habia ensuciado el inmaculado vestido blanco que había sido comprado justo para la ocasión por andar brincoteando en el jardín o algo asi.

Despues de la regañiza que me pusieron, yo con todo el sentimiento que tenia solte a ser un mar de lagrimas, en cuanto mi mama escucho el primer sollozo volteo y me dijo que si seguia haciendole al cuento me iba a regañar aun más y que por favor no hiciera drama frente a los invitados, voilá! me quede pasmada y congelada en el mismo instante.

Mi abuela que desde la otra recamara escuchaba el dramonón del vestido encochinado entro a la recamara apenas salio mama, me dijo que aguantarse las ganas de llorar no era bueno, porque a uno se le quedaban nudos en el pecho que despues terminaban siendo dolores de estomago o cosas peores que no se terminaban y iban pudriendo ahi, se levanto, cerro la puerta y cuando regreso me dijo "ahora si mija, chillele con todas sus ganas" pero solo si despues del chilladero te vas a lavar la cara y a bajar para seguir jugando.

Desde entonces, cada que sentia las ganas de hacerlo, me buscaba el rinconcito más lejano, el mas oscurito, el menos ruidoso para ir a llorar, conforme fui creciendo fue mas dificil guardar esos momentos solo para mi, por mucho que uno quiera hacerse avestruz, el mundo sigue ahi con todo y nuestra cabeza metida en la tierra.

He aprendido a ignorar aquellos que dicen que llorar es de debiles, que es patetico y una manera indirecta de chantaje, a quien piensa que se llora por querer obtener algo, y demás observaciones poco amables de la accion como tal.

A mi llorar me da paz, y aunque despues seguramente el estomago se enferme, puedo sentir como ya no estan los nudos en el pecho. un alivio, gran alivio.

------

Tiene mucho tiempo que este lugar no tiene recomendaciones de fin de semana, pero este fin de semana si.

Peliculas de horror/miedo/terror, esa es la recomendación, pongase hartas peliculas asi, hagase un gran recipiente de palomitas, consigase un buen compañero de armas para esconderse y así.

Buen fin de semana


----------------
Now playing: Natalia Lafourcade - Siempre Prisa
via FoxyTunes

6 comentarios:

La Blu dijo...

A mí me encabrona (no sabes cuánto) que me digan "ay no, no puedes llorar por eso" o el típico "ay ya... ya vas a llorar ¿verdad?"

Llorar igual que reír o echarse un pum luego de comer frijoles, es un derecho legítimo del que nadie, NADIE puede privarnos.

A mí me gusta llorar, a veces las razones son dolorosas, pero el ejercicio mismo del llanto es liberador, y la libertad es la cosa más hermosa del mundo.

Hace tiempo me escondía para llorar, ora no... ora que me vean, y el que no quiera verme, que vaya y se esconda no lo vaya yo a inundar.

Un beso grande y lacrimoso.

Frida dijo...

A mí me pasa lo mismo, sólo que yo no puedo evitar las lágrimas, de repente se sueltan como sifón. Lo más vergonzoso fue cuando lloré frente a un jefe, pero bueno qué le vamos a a hacer, no faltará quien piense que es teatro :(

Saludos miss.

Alice dijo...

Yo también soy llorona. Y lo peor es que ni siquiera tiene que ser fuerte la emoción para que lagrimee.

El otro día escuchando la canción de "Jueves" de la Oreja de Van Gogh, zaz, lágrimas.

Luego, un día le regalé un poster que me regalaron en Liverpool a una señora que me lo vio y me lo pidió. Yo no lo necesitaba, se lo di, me dio las gracias y la vi tan emocionada, que zaz, lágrimas.

A veces es rico solamente aventarse un chillidito... como pa' limpiar.

Si quieres llorar, llora pues. Luego la risa también sale igual de inesperada y boba.

Anónimo dijo...

Me acuerdo cuando te decian "pero si es su naturaleza!!!!"

Ademas que te quejas, despues de llorar te quedan unas chapitas coquetisímas.

Yo.

Carlos dijo...

Yo lloré cuando nací y cuando me perdí en Reino Aventura a los 6.

Lloré de tristeza cuando se murieron mi primo Alex, el tío Fer, Oscar mi amigo y mis 2 abuelas.

Lloré de alegría una vez, cuando la mujer que amaba, tras irse x un tiempo, volvió a mi lado.

Lloro cuando parto cebolla, en los finales de algunas pelis de esas emotivas a morir, cuando llevo algo guardado por mucho tiempo... Llorar para mí es la mejor manera de drenar el alma, es como limpiarse por dentro.

Lloro cuando quiero y/o lo siento porque aunque sea hombre a mí de pequeño no me llenaron la cabeza de estupideces machistas ni nada de esas cosas. Jodido el o la que no llora por vergüenza o hacerse la/el duro.

Así que usted chillele para sentir esa paz que le invade y si alguien la critica que vaya mucho a chillar* a su ma... jajajaja.

Carlos

P.d. Recibió mi e-mail by the way? Espero que sí. Le dejo un abrazo ahora por estos rumbos.

Mariana dijo...

Hay pero si todos somos harto llorones, al menos ahora lloro a la menor provocación, mi hijo es la persona que me saca lagrimitas de alegria, los recuerdos aun mas.

Saluditos XD