miércoles, diciembre 27

trastadas . . .

En el afan por lograr cultivar en mi madre el habito de la lectura le he regalado libros que aunque no son de mi agrado se que le despertaran el interes . . . siendo así que le regale 11 minutos de cohelo el día de navidad . . .
Esta semana tengo vacaciones y tiempo libre [ sí, relativamente libre ], se lo pedi prestado para darle una leeida como sucede con cuasi todo lo que llega o se pasea por mis manos . . . y creo que me esta traicionando . . .

No se si sea por el libro, por la llamada de un alguien del pasado diciendo que regresa, por los estragos de un resfriado y la shipiles que provoca en la gente causando horas y veinte minutos de llamadas a las 3 de la mañana, por un café encamionetado recordando cuando nos enviabamos cartitas . . . pero recorde a todos y cada uno de los hombres que han pasado por mi vida . . .

Ya no soy aquella niñita que se pasaba horas en el telefono, escuchando las poesias que se volaban de otros autores, escuchando a jaime ades pedirme que le creyera . . . aquella que mato a su padre y a su madre a travez de aquel . . . ni soy la que llevaba año con año galletas a su familia, que era invitada a todas y cada una de las fiestas/comidas/eventos de su casa, tal vez con el afan de que en una de esas diera el si y perteneciera a la familia...

Ni soy la que baso su mundo en aquel, la que parecia tener su vida resuelta, la que dejo a sus amigos por los suyos, ni la que lloro y sinto que la vida se le iba cuando descubrio que el amor que aquel decia sentir no era mas fuerte que su egoismo propio . . .
Ni la que va al aeropuerto a lloriquear y cuasi vomitar al baño sabiendo que esa fue una mala desicion y que solo destruyo algo que podia ser bonito . . .

Ahora soy la que lee mails, la que se quiebra la cabeza intentando entender porque las tripas le juegan chueco . . . preguntandose en que momento se enamoro tambien de los defectos y las virtudes . . .

soy la que llora, pero no llora por haber perdido, llora por dejar ir, por dejar escapar algunos trocitos de esas lajas que carga . . .
Shiale, que pues conmigo . . .

2 comentarios:

Gerson "Tlalocman" Obrajero dijo...

me he quedado atónito, pasmado y sorprendido por este post.

:'(

Dígame el nombre de esa botella que me dijo la vez del non solo y en la quincena la compramos.

Nomás pa'hogar las penas...

Mariana dijo...

Ahhh esas trasteadas que te da la recochina vida!, las que con el tiempo y una buena remendada casi ni se notan aste vuele y traiganos sonrisas de esas que duran mil años....

'tons miss que comen las ardillas?!

XD